Interpretación de un análisis clínico

Estos son los parámetros biológicos que  en un análisis clínico se determinan con más frecuencia.

En la mayoría de los casos debes hacer un ayuno mínimo de 12h antes de hacerte un análisis de sangre.

Glucosa:

Mide la concentración de azúcar en sangre, y los valores normales son 70-110 mg/dL. Para diagnosticar una diabetes los valores deben estar por encima de los 126mg/dL, aquellos valores que estén comprendidos entre 110-126mg/dL pueden deberse a una dieta copiosa con exceso de azúcares y carbohidratos poco antes de la analítica, algunos medicamentos como es el caso de los corticoides, otras patologías e intolerancia a azúcares.
Valores por debajo de los 70mg/dL se deben normalmente a ayunos prolongados o bien en aquellos pacientes diabéticos que se han excedido con la medicación.

Creatinina:

Es un producto de naturaleza proteica que proviene del metabolismo de la creatina a nivel muscular. Sus valores normales oscilan entre los 0,6-1,2mg/dL y se utiliza para valorar la función renal. Valores altos normalmente indican una mala hidratación, ejercicio intenso, una elevada masa muscular o en los casos más severos una alteración renal.
Valores por debajo de 0,6 mg/dL indican una mala nutrición o una pérdida de masa muscular, este caso es muy frecuente en ancianos.

Colesterol total:

Es una sustancia de naturaleza lipídica (esterol) que circula en sangre y está presente en algunos tejidos. Tiene función estructural, siendo de vital importancia en el paso de sustancias a través de las membranas celulares. Los valores normales están entre 115-220 mg/dL – Valores altos deberán ser tratados dado que es un factor de riesgo importante en la enfermedad cardiovascular. ¿Por qué aumenta? Por dietas ricas en grasas, alcohol, tabaco sedentarismo o por factores genéticos, lo que sería hipercolesterolemia familiar o hereditaria.

Colesterol LDL:

Se conoce como colesterol malo, se consideran valores normales 50-150mg/dL valores por encima de los 150 mg pueden determinar un importante riesgo de padecer enfermedad cardiovascular. El ejercicio y la dienta es esencial para mantenerlo a raya y cumplir el tratamiento farmacológico en aquellos casos que sea necesario.

Colesterol HDL:

También conocido como colesterol bueno ya que interviene en el paso del LDL colesterol al interior de las células para su metabolismo manteniendo así los valores normales en sangre del LDL colesterol. Valores óptimos 35-70mg/dL.

Triglicéridos:

Son también sustancias de naturaleza lipídica que circulan en sangre, normalmente provienen de la dieta y sus valores normales están entre 30-200mg/dL. Pueden estar altos por una dieta copiosa previa al análisis, de ahí la importancia del ayuno, pero cuando sus valores altos se cronifican y no se controlan pueden ser un factor de riesgo importante para padecer algún tipo de patología cardiovascular, que van desde hipertensión, arteriosclerosis, angina de pecho, infarto, etc. En muchos casos la hipertrigliceridemia es heredada, pero la dieta rica en grasas, el alcohol, el tabaco y el sedentarismo también son determinantes.

Bilirrubina:

Es un pigmento biliar que proviene de la degradación de los glóbulos rojos. Sus valores normales en sangre oscilan entre los 0,2-1mg/dL y su determinación se realiza para valorar la función biliar y hepática principalmente. Siendo la lesión hepática y la obstrucción por piedras en la vesícula las causas más frecuentes de valores altos de bilirrubina.

Transaminasas:

Son enzimas que están presentes en las células hepáticas y sus niveles en sangre se utilizan para desenmascarar algún tipo de patología a este nivel.
GOT: Se considera normal que no esté por encima de los 37 o 40 U/L.
GPT: Se considera normal que no esté por encima de los 41 U/L.
Valores altos indican inflamación hepática, el tejido se inflama, las células se rompen y estos enzimas se liberan al torrente sanguíneo. Esto se da en hepatitis, hígado graso, cirrosis, exceso de consumo de alcohol, etc.

Parámetros biológicos que analizan normalmente en una hematología general relacionados con los mecanismos de defensa del organismo:

. Leucocitos:

Son los glóbulos blancos, son células de defensa, se encargan de la destrucción de bacterias y cuerpos extraños. Se originan en la médula ósea y el tejido linfático y están por todo el organismo, incluido la sangre. Al realizar un recuento de leucocitos, los valores normales oscilan entre 4,5-11,50 x 10^3/ µL. Un descenso en los niveles puede indicar desde un fallo e a nivel de la médula ósea (cáncer, tumores, etc), una enfermedad autoinmune como la artritis reumatoide, lupus, miastenia grave o SIDA entre otros, alteración renal o hepática, determinados medicamentos como es el caso del alopurinol y heparinas, algunos tóxicos como el alcohol, inanición, anemia megaloblástica, leucemia aguda, casos de pacientes expuestos a radiaciones, estar sometido a algún tipo de cirugía, etc.
Un aumento en el recuento leucocitario puede ser indicativo de infección, enfermedades inflamatorias, alergias, quemaduras, leucemia, consumo de medicamentos (antibióticos, antihistamínicos, antitiroideos, corticoesteroides…), tabaquismo, estrés, anomalía de PelgerHuet, infecciones, etc.

Entre los leucocitos o glóbulos blancos los clasificamos en diferentes grupos, en función de su origen y funcionalidad:

. Neutrófilos: Constituyen la primera línea de defensa y aproximadamente el 65% de los leucocitos en sangre, siendo fagocitar bacterias y hongos patógenos para su destrucción su función principal. Los valores normales en un recuento oscilan entre 1,8-7,70 x 10^3/ µL con un porcentaje del 37 al 74%.
. Linfocitos: Se encuentran circulando en el sistema linfático principalmente, y su principal función es la producción de anticuerpos para la destrucción de células anormales, ya que tienen receptores específicos que reaccionan ante antígenos extraños. Los valores normales en un recuento oscilan entre 1,5-5,50 x 10^3/ µL con un porcentaje del 20 al 53%.

. Monocitos: Son también células fagocíticas, más duraderas que los neutrófilos fagocitando restos y cuerpos extraños que quedan tras la acción leucocitaria, aunque también actúan contra microorganismos. . Los valores normales en un recuento oscilan entre 0-0,80 x 10^3/ µL con un porcentaje del 2,5 al 13%.

. Basófilos: Los basófilos liberan histamina en respuesta a un cuerpo extraño, siendo los responsables de que padezcamos las molestas alergias. Son los glóbulos que normalmente se encuentran en menor proporción en el torrente sanguíneo, siendo sus valores normales 0-0,20 x 10^3/ µL con un porcentaje del 0 al 2%.

. Eosinófilos: Su principal función es proteger a nuestro organismo frente a parásitos, aunque sus concentraciones en sangre también aumentan en algunos tipos de alergias y en ataques de asma, siendo sus valores normales 0-0,45 x 10^3/ µL con un porcentaje del 0,5 al 10%.

Continuamos ayudándote a comprender los parámetros más comunes analizados en un hemograma completo:

. Hematíes (recuento):

Los hematíes son las células encargadas de transportar el oxígeno desde los pulmones por el torrente sanguíneo a todos los tejidos vivos de nuestro organismo y desde estos, el dióxido de carbono a los pulmones para su eliminación. El recuento de glóbulos rojos nos dará el número de glóbulos rojos por Unidad de volumen de sangre, estableciéndose los valores normales en el siguiente rango 4,5-6,30 x 10^6/µL.
Si los valores obtenidos son superiores a los valores anteriormente mencionados, puede ser indicativo de: Cardiopatía congénita, consumo de tabaco, deshidratación, hipoxia, fibrosis pulmonar, policitemia vera (alteración a nivel de la médula que da lugar a un aumento descontrolado en la formación de glóbulos rojos), tumor en la zona renal, etc.
Si los valores son inferiores, las causas pueden ser las siguientes: Anemia, sangrado, déficit de eritropoyetina, leucemia, desnutrición, sobrehidratación, embarazo, cáncer de médula(mieloma múltiple), destrucción de glóbulos rojos o hemolisis provocadas por daños tisulares, radiación, etc.
Existen también fármacos que aumentan o disminuyen los niveles de hematíes en sangre, los más comunes son: La gentamicina y la metildopa entre otros que pueden aumentar los niveles y los quimioterápicos y cloranfenicol entre otros que pueden producir un descenso.

. Hemoglobina (recuento):

La hemoglobina es una proteína que está presente en los glóbulos rojos que interviene en el transporte de oxígeno desde los pulmones a los tejidos y el dióxido de carbono desde los tejidos a los pulmones. Los valores normales de hemoglobina oscilan entre 13-18 g/dL.
Niveles bajos de hemoglobina pueden deberse a anemias, desnutrición y déficit de hierro, folato y vitamina B6 y B12 como causas más frecuentes, abundante sangrado menstrual, otras hemorragias, etc. Existen otras causas más graves que pueden dar lugar a un descenso en sus niveles como es el caso de cáncer o infección de médula, consumo de drogas, etc.
Niveles altos de hemoglobina se dan principalmente en casos de patologías a nivel pulmonar, como fibrosis y EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva), cardiopatías, policitemia vera y deshidratación entre otros.

Volumen corpuscular medio:

Es un parámetro que se utiliza para determinar el volumen de los glóbulos rojos para un paciente concreto. Rango normal 82-98 fL. Si dan un tamaño superior al establecido puede ser indicativo de consumo de alcohol, déficit de vitamina B6-B12 o de ácido fólico e incluso patologías a nivel hepático. Si por el contrario son más pequeños de lo habitual, las causas generalmente son o déficit de hierro o bien talasemia, que es una alteración de la hemoglobina por la cual se produce esta disminución en el tamaño.

Hemoglobina corpuscular media:

Se utiliza para determinar la cantidad de hemoglobina que hay en cada glóbulo rojo, el rango normal oscila entre 27,0- 33,5 pg. Niveles altos y bajos indican patologías similares a las mencionadas en el volumen corpuscular medio.

Plaquetas:

Son las encargadas de sellar los vasos sanguíneos ante una lesión que provoca pérdida de sangre. Los valores normales oscilan entre los 140-450×10^3/µL. Observamos valores bajos (trombocitopenia) en casos de infecciones graves, enfermedades autoinmunes en las que los anticuerpos del individuo dan lugar a la destrucción de estas, como es el caso de la trombocitopenia púrpura idiopática o bien por actividad excesiva del bajo que provoca una disminución de las células sanguíneas.
Un aumento de estos valores por encima de lo normal (trombocitopemia) puede ser causa de infecciones transitorias y crónicas que deberán ser tratadas o bien trombocitopemias primarias que dan lugar a un aumento en la coagulación, ciertos medicamentos, cáncer, leucemia mielocítica crónica, algunas anemias, extirpación del bazo, etc.

análisis sangre la laguna

centromedicomassana on sabfacebookcentromedicomassana on sabemail
centromedicomassana