El estreñimiento es una de las incomodidades más comunes en el embarazo. Afecta, prácticamente, a todas las futuras mamás en los últimos meses de gestación.

Los profesionales sanitarios, definen el estreñimiento como una frecuencia menor a tres deposiciones por semana.

Una de sus causas es el incremento de la hormona progesterona, que hace más lento el movimiento del alimento a través del sistema digestivo. Y el problema puede empeorar a medida que avanza el embarazo, debido a la presión que ejerce el útero en crecimiento sobre todo el recto. Además, los suplementos de hierro, en especial si son altas dosis, pueden agravar el estreñimiento.

Medidas generales:

  • Aumentar la ingesta de líquidos, alrededor de 8 vasos de agua al día y algún vaso de zumo de frutas, sobre todo de ciruelas.
  • Aumentar el consumo diario de fibra hasta alcanzar al menos unos 20-35 g. al día. El aumento debe ser gradual para evitar el exceso de gas e hinchazón abdominal. Los alimentos más ricos en fibra son sobre todo frutas, verduras, salvado de trigo y pan integral. La fibra insoluble es siempre preferible a la soluble. El aumento de la ingesta de fibra aporta volumen y plasticidad a las deposiciones y sus efectos pueden verse en un periodo que va desde pocos días hasta cuatro semanas.
  • Hacer ejercicio físico regularmente, caminar, natación, bicicleta fija y yoga.
  • Llevar un correcto hábito intestinal (procurar la evacuación al levantarse o después de las comidas que es el momento de mayor motilidad intestinal) destinándole el tiempo necesario. En cuando se tenga sensación de defecar hacerlo y no dejarlo para más tarde.

 

Estreñimiento en el embarazo La Laguna

centromedicomassana on sabfacebookcentromedicomassana on sabemail
centromedicomassana