¿Por qué tenemos náuseas en el embarazo?

El 80% de las mujeres embarazadas experimentan náuseas o vómitos y viven con una sensación constante de estar navegando en un barco o montadas en una noria. ¿Qué razón biológica se esconde detrás de esta circunstancia?

Uno de los factores se denomina gonadotropina coriónica (Beta-hCG), una hormona que se sintetiza sólo en el embarazo, desde que el embrión se implanta en la pared uterina. Aparte de ayudar a confirmar el positivo de la gestación en la analítica, también aumenta el riesgo de náuseas y vómitos.

Los niveles de esta hormona se multiplican hasta que alcanzan su punto máximo, aproximadamente, a las ocho semanas de embarazo. A partir de este momento, y durante los dos siguientes meses, empiezan a disminuir. Y, por lo general, va a menos y desaparece. Cabe puntualizar, que hay un 20% de embarazadas que no sufre náuseas y todo transcurre de forma favorable.

Según las estadísticas, el 70% de los casos de náuseas y vómitos en el embarazo ocurren entre la cuarta y la séptima semana; el 60%, antes de la semana 12; sólo el 10% de las gestantes continúan con estos síntomas a partir de la 16 y entre el 1% y el 20%, más allá de la semana 20.

Sólo un pequeño porcentaje, entre el 0,5% y el 2% de las embarazadas, sufre la forma más grave de esta situación clínica, conocida como hiperémesis gravídica. Ocurre cuando las náuseas y los vómitos son persistentes y se asocian con pérdida de peso y alteraciones hidroelectrolíticas en los análisis. En estos cuadros graves destaca la hiperproducción de la gonadotropina coriónica. Se desconocen las razones, aunque hay algunos factores que pueden influir, como embarazos múltiples o enfermedad trofoblástica (crecimiento de tumores dentro del útero de una mujer).

Para aliviar las náuseas típicas del comienzo del embarazo, hay algunas estrategias. Parece que la ingesta de los complementos vitamínicos de forma periconcepcional ayudan a reducir las náuseas y los vómitos. Si la sensación de náuseas se concentra en la mañana, puede funcionar comer galletas antes de empezar el día.

También recomendamos comidas frecuentes y poco abundantes, repartiendo la ingesta en un mínimo de cinco comidas. No deben pasar más de tres horas de ayuno. Conviene evitar las comidas muy grasas y picantes. Los alimentos que se toleran mejor en estas condiciones son los hidratos de carbono.

Cuando las náuseas y vómitos del embarazo condicionan la analítica de la embarazada, entonces hay que ingresarla para reponer los niveles hidroelectrolíticos y poner un tratamiento frente a los vómitos, de forma gradual.

Embarazada con Náuseas La Laguna

centromedicomassana on sabfacebookcentromedicomassana on sabemail
centromedicomassana