¿Qué es la anemia?

La anemia es una disminución de la concentración de hemoglobina en sangre, quedando afectado como consecuencia de este déficit el transporte de oxígeno y dióxido de carbono.

Los encargados de transportar en oxígeno y el dióxido de carbono a través del torrente sanguíneo en  nuestro organismo son los glóbulos rojos. El oxígeno lo transportan desde los pulmones a los tejidos para que cumpla su función biológica y el  producto de desecho resultante, el dióxido de carbono, que es transportado desde los tejidos a los pulmones para su expulsión al exterior. Todo esto lo hacen ayudados de una proteína presente en su estructura llamada hemoglobina. La hemoglobina es de color rojo, da color a la sangre  y a parte del transporte de O2 y CO2, es la encargada de mantener un correcto pH sanguíneo.

Sintomatología de la anemia.

Debido a la hipoxia o falta de oxígeno, el individuo afectado lo primero que nota es astenia o cansancio, cambio de carácter, fatiga, palidez, tono apagado, disnea o falta de oxígeno, incluso pérdida de líbido y fatiga muscular.

A medida que la anemia va evolucionando, va afectando a otras funciones biológicas, pudiendo quedar afectadas otras funciones:

Alteraciones cardiovasculares: Taquicardias y palpitaciones, incluso desembocar en angina de pecho, debido a la falta de oxígeno que llega al corazón.

Alteraciones neurológicas y neuromusculares: Visión borrosa, cefaleas, mareos, síndrome vertiginoso y pérdida de conocimiento.

. Alteraciones renales con retención de líquidos e hinchazón.

Problemas digestivos: Anorexia, náuseas, etc.

¿Cuáles son las causas de la anemia?

Los glóbulos rojos y la hemoglobina, se originan en la médula ósea y la señal para fabricar más o menos cantidad la regula una hormona sintetizada en los riñones llamada eritropoyetina. También es importante destacar la necesidad de ciertos nutrientes, especialmente  hierro, ácido fólico y vitamina B12 para una correcta síntesis de hemoglobina.

 

Para entender las causas, debemos saber en primer lugar que hay varios tipos de anemia:

. Anemia por déficit  de vitamina B12 y déficit de ácido fólico, son de las más comunes, sobre todo en embarazadas. Su principal causa es una dieta deficitaria como es el caso de vegetarianos (en déficit de B12), dietas pobres o bien problemas de salud o hábitos que dificulten la absorción de estos nutrientes como el alcoholismo crónico, enfermedad de crohn, abuso de antiácidos, anemia perniciosa, anemia hemolítica, etc.

. Anemia ferropénica o por déficit de hierro: Es sin lugar a dudas la causa más frecuente de anemia, el hierro forma parte de la estructura de la hemoglobina ejerciendo un papel vital para que el oxígeno sea transportado eficazmente.

Este déficit de hierro puede tener distintos orígenes que van desde un bajo consumo en dieta, un problema intrínseco o extrínseco que de lugar a una mala absorción del hierro, como es el caso del exceso de consumo de antiácidos, enfermedad de crohn, celiaquía, etc. Casos en los  que tu organismo vea incrementada sus necesidades de hierro como es el embarazo y lactancia o bien qué expulses más hierro de lo normal, normalmente por sangrados a los que van asociados a la pérdida de hierro  una mayor pérdida de glóbulos rojos (sangrado menstrual abundante, úlcera péptica, intervenciones quirúrgicas).

Cualquier duda, consulta a nuestros profesionales.

 

anemia La Laguna

 

 

centromedicomassana on sabfacebookcentromedicomassana on sabemail
centromedicomassana