En el primer año de vida has de tener en cuenta que alimentos no dar tu bebé.

El esófago del bebé tiene un tono muscular y una velocidad de tránsito menores que los de un adulto, lo cual, unido a la inmadurez del esfínter y al vaciamiento gástrico más lento, provoca la regurgitación, un problema que suele desaparecer a los 6 meses.

A los 6 meses los bebés todavía no producen una gran cantidad de saliva, la cual es fundamental para que puedan deglutir los alimentos sólidos que se comienzan a introducir en la alimentación.

Las enzimas digestivas y el ácido clorhídrico, que son los principales encargados de crear la acidez necesaria en el estómago para digerir bien los alimentos, no se producen por completo hasta los 3 años.

Por eso, es importante tener cuidado con los alimentos que se incluyen en la dieta del bebé. De hecho, cada nuevo alimento puede representar un reto para el sistema digestivo del pequeño, por lo que los padres deben evitar algunos de ellos, al menos durante los dos primeros años de vida.

Los alimentos que los bebés no deben comer

–        Miel. La miel puede contener una bacteria que causa el botulismo, una enfermedad que puede llegar a ser mortal. Además, también puede desencadenar una alergia al polen en los niños más pequeños.

–        Frutos secos. Se deben introducir en la dieta de los niños hasta después de los 3 años, como mínimo, ya que no solo pueden provocar asfixia sino que además, algunos, como las almendras, los cacahuetes y las nueces son muy alergénicos.

–        Chuches, bollería industrial y sodas. La mayoría de las chuches, los productos de bollería industrial y las sodas contienen una gran cantidad de azúcar, además de colorantes, espesantes, potenciadores del sabor y otros aditivos alimentarios que no son recomendables para los bebés. Estos alimentos contribuyen a la aparición de caries y aumentan las probabilidades de que el pequeño padezca sobrepeso u obesidad en el futuro ya que alteran el metabolismo de la glucosa.

–        Pescado que contenga mercurio y marisco. Algunos tipos de pescado, como el atún rojo, la aguja, el pez espada, el pargo y el mero, suelen contener metilmercurio, el cual actúa como una neurotoxina que afecta el sistema nervioso del bebé. Por otro lado, el marisco se debe evitar ya que está entre los alimentos más susceptibles a inducir alergía, además no aportan nutrientes que no puedas encontrar en otros alimentos como es el caso del yodo en el pescado.

–        Embutidos. En sentido general, los embutidos son una buena fuente de hierro, pero se deben evitar durante los primeros 24 meses del bebé ya que también suelen contener una gran cantidad de sal y grasas, que el sistema digestivo del pequeño no está preparado para absorber. Además, algunos contienen harina, especias, aromas y colorantes, sustancias que no son recomendables para el bebé.

Cualquier duda, consulta a nuestras pediatras.

bebé alimentos la laguna

centromedicomassana on sabfacebookcentromedicomassana on sabemail
centromedicomassana