Dejar de fumar: consejos para controlar la ansiedad

La ansiedad es una de las principales consecuencias al dejar el tabaco, una sustancia que podría alcanzar ocho millones de víctimas en 2030 según la Organización Mundial de la Salud (OMS). De hecho,  este organismo estima que será difícil reducir su consumo al 30 por ciento tal y como estaba previsto para 2030.

Una vez decidimos dar el paso y dejar de fumar: ¿Cómo controlar la ansiedad y el estrés que genera este proceso? Te damos unos sencillos consejos:

Recordar la meta y recompensarse: Ante una crisis es importante recordar las razones por las que debemos abandonar el tabaco. En este punto, se recomienda tener a mano fotos de personas cercanas o respirar profundamente e imaginar los pulmones llenos de aire limpio y fresco. A eso, se deben añadir recompensas por el esfuerzo realizado.

Estar activo y evitar lugares donde esté permitido fumar: Puede ser útil iniciar nuevas aficiones y moverse en ambientes libres de humos como los centros comerciales, los restaurantes, los teatros, los cines o los museos. Durante eventos sociales, es muy efectivo mantenerse ocupado, introducirse en los temas de conversación y evitar los alimentos azucarados.

Beber agua, una dieta equilibrada y dormir bien: Hay que comer cinco veces al día en pequeñas cantidades para mantener constantes los niveles de azúcar en sangre y tener la energía suficiente para aguantar la tensión generada al dejar el tabaco. Durante varios meses, es preferible no consumir alcohol, café o cualquier otra bebida que la persona asocie con este hábito. De hecho, consumir alcohol cuando se intenta dejar de fumar reduce el éxito de abandono hasta un 40 por ciento.

Buscar objetos que suplanten al cigarrillo: Si se extraña la sensación de sujetar un cigarrillo o tener algo en la boca, conviene utilizar sustitutos como un lápiz o un alimento que podamos chupar o masticar, como chicles sin azúcar, zanahorias o palitos de canela.

Aprender a tranquilizarse: Hacer ejercicios breves como tensar y relajar los músculos de forma alterna, hacer flexiones y sentadillas, subir las escaleras o tocarse los dedos de los pies ayudan a relajarse. Los expertos también sugieren deportes como el yoga.

Motivos para dejar de fumar

El tabaco está relacionado con más de 25 enfermedades y es el responsable del 85 por ciento de los casos de cáncer de pulmón y reduce la esperanza de vida una media de diez años. En concreto, el tabaquismo provoca 60.000 muertes al año en España, donde el 24 por ciento de la población es fumadora.

Los expertos señalan que los niveles de oxígeno en sangre alcanzan valores normales una vez transcurridas las primeras ocho horas sin fumar, aunque el 50 por ciento del riesgo cardiovascular no disminuye hasta pasado un año. En cambio, la posibilidad de tener cáncer de pulmón sólo se reduce diez años después, entre un 30 y un 50 por ciento, en comparación con las personas no fumadoras.

Espero que estos breves consejos les ayuden para dejar el tabaco y poder empezar a vivir un mundo sin humo.

 

centromedicomassana on sabfacebookcentromedicomassana on sabemail
centromedicomassana