En la práctica pediátrica diaria la valoración del desarrollo psicomotor constituye una de las actividades básicas, pues nos va ayudar no sólo a determinar si el niño presenta alguna alteración sino a confirmar que es un niño sano.

Es por ello fundamental que se sepa valorar adecuadamente el desarrollo psicomotor , puesto que una alteración del mismo puede ser la única manifestación de un trastorno del sistema nervioso. La detección precoz de cualquier disfunción contribuye a un posible tratamiento temprano y a minimizar la aparición de secuelas.

Desarrollo Psicomotor en La LagunaSignos de alerta del desarrollo psicomotor

Los principales signos de alerta por orden cronológico que nos pueden hacer pensar la presencia de algún trastorno:

– Al mes de edad: Irritabilidad persistente. Trastornos de succión. No fija la mirada momentáneamente. No reacciona a los ruidos.

– A los dos meses: Persistencia de irritabilidad. Sobresalto exagerado ante ruidos. Aducción del pulgar. Ausencia de sonrisa social.

– A los tres meses: Simetría de actividad con las manos. No sigue con la mirada. No respuesta a los sonidos. No hay control cefálico.

– A los cuatro meses: Pasividad excesiva. Manos cerradas. No emite risas sonoras. No se orienta hacia la voz.

– A los seis meses: Presencia de tono aumentado en los miembros o disminuido del cuello y tronco. No se rota sobre sí mismo. No puede sentarse con apoyo. No balbucea. Ausencia de prensión voluntaria con las manos.

– A los nueve meses: No hay desplazamiento autónomo. Tono disminuido en tronco. No se mantiene sentado. Ausencia de pinza manipulativa. No emite bisílabos.

– A los doce meses: No se mantiene de pie. No tiene un vocabulario de dos palabras con o sin significado. No entiende las órdenes sencillas.

– A los quince meses: No camina solo. Ausencia de pinza. No arroja objetos. No tiene un vocabulario de tres o cuatro palabras. O pasa ininterrumpidamente de una actividad a otra.

– A los dieciocho meses: No sube escaleras. No tiene un vocabulario de 7/10 palabras. No conoce partes del cuerpo. No bebe en un vaso. No hace torre de dos cubos.

La evaluación pediátrica es fundamental en caso de tener alguna duda sobre el retraso de la evolución normal del desarrollo del niño y la detección temprana de cualquier proceso que lo afecte y realizar la pronta corrección y limitar secuelas.

jennifert