VIRUS DEL PAPILOMA HUMANO (VPH): Los VPH son, en realidad, un conjunto de virus comunes (existen más de 100 tipos), y, aunque la mayoría son inofensivos, alrededor de 30 tipos se asocian con un mayor riesgo de tener cáncer. Estos tipos de virus se clasifican como de bajo riesgo o de alto riesgo, y se adquieren a través del contacto sexual con la pareja infectada. Los primeros causan verrugas anogenitales; los de alto riesgo, en cambio, dan lugar al desarrollo de cáncer de cuello uterino, vulva, vagina y ano en las mujeres, y al cáncer de ano y pene en los hombres. El 99% de los cánceres de útero están vinculados a la infección genital por el VPH, que es la más común del aparato reproductor. Aunque hasta el momento no tiene cura, en la actualidad se comercializan dos vacunas contra el VPH. Ambas son altamente eficaces para prevenir la infección por los tipos 16 y 18, que son los causantes de aproximadamente el 70% de los cánceres de cuello de útero. El uso correcto de los preservativos de látex no elimina, pero si reduce enormemente el riesgo de contraer y contagias VPH, así como todas las ETS.

VIRUS DE LA INMUNODEFICIENCIA HUMANA (VIH): El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) es un retrovirus que ataca y debilita el sistema inmunitario. Como consecuencia, el organismo se vuelve muy vulnerable a las infecciones y enfermedades. Este virus es el causante del sida (síndrome de inmunodeficiencia adquirida) y se ha cobrado la vida de más de 40 millones de personas a lo largo de la historia. El VIH no se transmite por el aire o por la saliva. Las formas más frecuentes de contagio son a través de relaciones sexuales sin protección o por intercambio de agujas o jeringas con sangre contaminada. El tiempo que suele transcurrir entre la infección por el VIH y el diagnóstico de sida puede variar entre 10 y 15 años. A día de hoy no tiene cura, aunque el ya conocido tratamiento con antirretrovírivos puede ser más lenta la evolución, ya que evita la multiplicación del virus.

VIRUS DEL HERPES SIMPLE (VHS): Hay dos tipos de virus del herpes simple: de tipo 1 y de tipo 2. El primero se transmite por contacto de boca a boca y causa herpes labial o herpes genital. Por su parte, el tipo 2 se adquiere por vía sexual y causa un herpes genital. Eso sí, ambas dan lugar a infecciones que duran toda la vida.

CLAMIDIASIS: Es una enfermedad muy común provocada por una bacteria que puede afectar tanto a hombres como mujeres. por lo general no causa síntomas, aunque en caso de tenerlos, los hombres suelen tener necesidad urgente de orinar y ardor al hacerlo, secreciones por el pene y dolor en los testículos. En las mujeres, el  flujo vaginal se vuelve espeso y amarillento, suelen sufrir ardor al orinar, dolor durante las relaciones sexuales; también pueden tener secreciones por la uretra o sangrados fuera de la menstruación. Generalmente, puede curarse con los eficaces regímenes de antibióticos de dosis única. Si no se trata a tiempo, en las mujeres puede causar daño en sus órganos reproductivos y dificultades para concebir. En los hombres puede causar dolor y fiebre y, en casos muy graves, infertilidad.

GONORREA: Esta infección es muy común entre los adultos jóvenes. Puede infectar el tracto genital, la boca o el ano. Al igual que la sífilis, se contrae a través del sexo vaginal, oral o anal con una pareja infectada o mediante el embarazo o el parto de madre a hijo. En las mujeres, los primeros síntomas son leves. ¿Cómo se pueden identificar? A medida que pasa el tiempo, puede provocar hemorragias entre los períodos menstruales, dolor al orinar y aumento de las secreciones vaginales. Si no se aborda a tiempo, da lugar a la enfermedad inflamatoria pélvica, que causa problemas en el embarazo e infertilidad. Por su parte, los hombres pueden sufrir dolor al orinar y secreción proveniente del pene, algo que causa problemas en la próstata y testículos si no se trata.

SIFILIS: la sífilis infecta el área genital, los labios, la boca o el ano y afecta indistintamente a mujeres y hombres. Por lo general se contagia a través del contacto sexual con personas que la sufren, aunque también puede ser transmitido de la madre al bebé durante el embarazo. En la etapa temprana suele causar una llaga única, pequeña e indolora. Sin embargo, estas llagas facilitan adquirir o contagiar el VIH durante las relaciones sexuales.

TRICOMONIASIS: La  tricomoniasis es causada por un parásito. La mayoría de las personas afectadas no muestra síntomas, y en caso de que los presenten, estos aparecen entre 5 y 28 días después de haberse generado la infección. Los síntomas en las mujeres incluyen secreción vaginal verdosa o amarillenta, molestia durante las relaciones sexuales, olor vaginal, dolor al orinar o picazón en el interior de la vagina. Sin embargo, los hombres rara vez sufren síntomas. Si los tienen, pueden presentar una secreción blanquecina del pene o dificultades para orinar o eyacular.

GRANULOMA INGUINAL (DONOVANOSIS): Esta infección afecta al doble de hombres que mujeres. A diferencia de otras, muy rara vez se propaga durante el sexo oral. En cuanto a los síntomas, no siempre tienen lugar inmediatamente, ya que pueden darse de 1 a 12 semanas tras haber estado en contacto con la bacteria. La mitad de las personas que resultan infectadas tienen úlceras en la zona anal. Asimismo, tienden a aparecer protuberancias carnosas, rojas y pequeñas en la zona genital o perianal.

Si tiene dudas sobre las enfermedades de transmisión sexual, no dude en ponerse en contacto con nuestras ginecólogas.

 

 

 

 

centromedicomassana on sabfacebookcentromedicomassana on sabemail
centromedicomassana