La epilepsia es un trastorno cerebral cuyo principal síntoma son las convulsiones (movimientos involuntarios e incontrolables, con o sin pérdida de conciencia) repetidas durante un tiempo. Ocurre cuando los cambios en el tejido cerebral provocan que el cerebro esté demasiado excitable o irritable. Como resultado de esto, el cerebro envía señales eléctricas anormales, que ocasionan movimientos involuntarios repetitivos e impredecibles (una sola convulsión que no sucede de nuevo no es epilepsia). Las crisis epilépticas por lo general empiezan entre los 5 y 20 años, pero pueden suceder a cualquier edad.

Epilepsia

Síntomas de la Epilepsia

Los síntomas varían de una persona a otra. Algunas personas pueden tener simples episodios de ausencia (alteración del estado de la conciencia, sin movimientos asociados), mientras otras tienen pérdida del conocimiento y temblores violentos. Algunas personas con epilepsia tienen una sensación extraña antes de cada convulsión como hormigueo, sentir un olor que realmente no existe o cambios emocionales. Esto se denomina aura epiléptica.

El médico llevará a cabo un examen físico, el cual comprende una evaluación detallada del cerebro y del sistema nervioso.

Diagnóstico y tratamiento

Para realizar el diagnóstico se hará una electroencefalografía (EEG) para verificar la actividad eléctrica en el cerebro. Las personas con epilepsia generalmente tienen actividad eléctrica anormal que se observa en este examen. En algunos casos, el examen muestra el área en el cerebro donde empiezan las convulsiones.
Otras pruebas complementarias que se realizan durante el estudio son: analítica completa, resonancia magnética, ecografías, entre otros.

El tratamiento para la epilepsia incluye medicamentos, cambios en el estilo de vida y en ocasiones cirugía con la finalidad de dar al paciente la mejor calidad de vida.

jennifert