¿Qué es la Toxina botulínica?

Botox es un nombre comercial que se ha consolidado como el equivalente al tratamiento de arrugas dinámicas con Toxina Botulínica.

El empleo de toxina botulínica en Medicina Estética se enfoca en la mejoría temporal de las arrugas de expresión del tercio superior de la cara:

  • Patas de gallo
  • Arrugas del entrecejo
  • Arrugas de la frente
  • Elevar la cola de la ceja

¿Cómo funciona la toxina botulínica?

Su mecanismo de acción se produce en la unión neuromuscular (en la conexión entre el nervio y el músculo), inhibiendo la liberación de acetil colina, que es el neurotransmisor que porta el impulso nervioso hasta el músculo.

Con pequeñas dosis llega a ser muy efectiva, el efecto es la atenuación de la contracción de los músculos causantes de las arrugas. Dicho efecto es dosis-dependiente y reversible.

¿Cómo se aplica la toxina botulínica?

En primer lugar, el médico realiza un examen de la movilidad de toda la cara, pidiendo al paciente que gesticule. De este modo podemos apreciar asimetrías, parálisis o hipertrofias musculares.

  • Una vez que el médico conoce las particularidades específicas del rostro del paciente, marca las zonas donde es interesante infiltrar la toxina botulínica.
  • El médico, con una aguja fina, infiltra la toxina botulínica en los puntos marcados.

El procedimiento tiene una duración aproximada de 20 minutos y el paciente puede retomar inmediatamente su actividad normal, tan solo se recomienda que evite tumbarse en las siguientes horas y que no se frote la zona tratada, para evitar que el producto se distribuya por zonas distintas a las inyectadas.

¿Cuánto dura el efecto y cuándo se aprecian los resultados?

La duración del efecto varía de 6 a 8 meses. La aplicación repetida va prolongando el efecto, de modo que las arrugas son progresivamente menos notorias y se pueden ir espaciando las sesiones.

Los resultados de la toxina botulínica empiezan a ser visibles a las 24-48 horas de haber sido infiltrada.

El intervalo mínimo para volver a realizar el tratamiento es de seis meses.

¿Tiene alguna contraindicación?

No se deben someter a tratamiento con toxina botulínica los pacientes alérgicos al complejo de la neurotoxina o a sus excipientes o los pacientes con enfermedades neuromusculares. No está aprobado su uso durante el embarazo, lactancia, en menores de 18 años o mayores de 65. También existen ciertos medicamentos que pueden potenciar o disminuir su efecto.

¿Puede tener algún efecto secundario la toxina botulínica?

Como resultado de la inyección existen pocos efectos secundarios. Puede aparecer ardor, eritema, hematoma o cefalea transitorias, en algunos casos.

El manejo de la técnica de infiltración de la toxina botulínica en la mano de médicos expertos hoy día es un auténtico arte de rejuvenecimiento y embellecimiento que, bien realizado, ofrece resultados muy naturales.

Para aplicar bien la toxina botulínica es necesario que el médico tenga un conocimiento profundo de la anatomía facial, de cuál es el resultado de la contracción de cada músculo y de las características propias del rostro de cada paciente, así como un entrenamiento adecuado en la técnica de infiltración, ya que, para obtener resultados naturales, es necesario saber dónde y cuánta cantidad de toxina botulínica se infiltra.

Como conclusión podríamos señalar que es una técnica segura, sencilla, eficaz y poco invasiva que carece de efectos secundarios importantes.

Los resultados son inmediatos y temporales; produce un alto grado de satisfacción del paciente, ya que permite una expresión y mirada serena y relajada, así como la atenuación de las arrugas de expresión.

centromedicomassana on sabfacebookcentromedicomassana on sabemail
centromedicomassana