Beneficios de la radiofrecuencia corporal:

La radiofrecuencia corporal aporta múltiples beneficios a tu piel, entre ellos:

Reducción de celulitis

Remodelado de glúteos

Reafimación del pecho

Tratamiento de zona abdominal

Reducción de “cartucheras”

Reducción de Flacidez en Brazos

Tratamiento pre y post-liposucción

Reducción de los Edemas

Analgésico en dolencias musculares, hematomas y edemas

Eliminación de toxinas

 

La Radiofrecuencia corporal es un tratamiento indoloro y muy poco invasivo que produce, a través de un campo eléctrico o magnético, una diatermia localizada, es decir, un calentamiento a nivel celular de los tejidos que resulta agradable y relajante.

Tiene muchas indicaciones, entre ellas que es un excelente reafirmante de la piel, se utiliza también en remodelación corporal, celulitis, estrías, mejora de cicatrices…

Al producir un aumento de temperatura de una zona determinada del cuerpo hace que nuestro propio organismo incremente la síntesis de colágeno y elastina, lo que se traduce en una mejora notable de la elasticidad e hidratación de la piel. Además, favorece su regeneración.

La aplicación de radiofrecuencia corporal permite acceder a las capas profundas de la dermis, por lo que hace que las fibras que tensan la piel aumenten, provocando el estiramiento de esta.

Por otro lado, la diatermia, o aumento de temperatura en un punto localizado, hará que la sangre fluya mejor por ese punto, así el oxígeno llegará mejor y nutrirá ese punto, y como resultado, el órgano o tejido sanará rápidamente, rejuvenecerá y mejorará sus funciones. De esta manera, los tratamientos con radiofrecuencia son recomendados y obtienen resultados extraordinarios en recuperación muscular, de cicatrización o postoperatorios, de rejuvenecimiento de la piel y los tejidos, en casos de artritis, osteoporosis, o cualquier afección que cause inflamación y dolor.

La vasodilatación y la hiperactivación proporcionan más nutrientes a los fibroblastos e incrementan la síntesis de colágeno y de elastina, las dos proteínas principales de la piel. Al incrementar el flujo sanguíneo mejora la oxigenación celular y tisular, el drenaje y el metabolismo.

Dependiendo de la indicación y de las áreas de tratamiento puede ser necesario un rango medio de 5-6 ó 8-10 sesiones. En cualquier caso su número se adaptará de acuerdo a la prescripción médica y a las necesidades de cada paciente.

En definitiva, un tratamiento con radiofrecuencia corporal será altamente eficaz, allí donde el cuerpo necesite un apoyo extra o aumentar sus capacidades de trabajo. Los resultados en tratamientos de rejuvenecimiento son sorprendentes, ya que después del tratamiento, la piel irá luciendo cada día un poco más tersa y más elástica, en casos de recuperación tras una intervención, una herida o lesión, nuestro cuerpo se repondrá rápidamente y los tejidos y músculos recuperaran su tono y salud mucho más rápido.

Cómo se realiza la radiofrecuencia corporal.

Se va desplazando un electrodo sobre la zona a tratar y otro se fija en el lado opuesto del cuerpo. La radiofrecuencia actúa provocando que nuestro tejido transforme esa energía en una agradable sensación de calor.

Únicamente está contraindicado durante el embarazo o en personas que lleven un marcapasos.

jennifert