Un trasplante de células madre devuelve la visión a personas ciegas

Un estudio con 18 pacientes en EE UU muestra que injertar estas células en la retina no causa rechazo y permite revertir daños incurables.

Desde hace años se piensa que las células madre podrán curar enfermedades regenerando órganos dañados por el alzhéimer, la diabetes o los infartos. Por ahora esos objetivos siguen sin ser posibles, pero un estudio aporta hoy uno de los primeros ejemplos de cómo las células madre pueden revertir una enfermedad incurable.

En EE UU, un trasplante con células madres embrionarias, capaces de convertirse en cualquier tejido del cuerpo, ha devuelto la visión a personas ciegas. También ha mejorado la vista de pacientes que tenían una vida limitada por tener serias discapacidades visuales. En total se ha tratado a 18 pacientes que sufrían dos enfermedades de la retina, ambas incurables, y que son la causa más común de ceguera entre jóvenes y adultos en los países desarrollados. Solo la segunda dolencia afecta a unos 40 millones de personas en todo el mundo. Aunque no todos los pacientes se han beneficiado del tratamiento, la mayoría de casos ha mejorado su visión, en algunos de ellos, de forma espectacular.

Uno de los pacientes era un criador de caballos de 75 años que era ciego del ojo tratado. Un mes después del tratamiento, su visión había mejorado tanto que pudo volver a montar a caballo e incluso divisar un alambre de espino que había en su camino y que podría haberle tirado del animal. Técnicamente, el ojo tratado había pasado de ser ciego a tener una agudeza visual de 20/40, es decir, suficiente para conducir y equivalente a un 50% de la capacidad total.

Otros pacientes también declaran mejoras sorprendentes tras haber recibido el trasplante y ahora pueden hacer “pequeñas cosas” que antes les eran imposibles como ver qué hora es en su reloj, usar un ordenador o coger un avión. Otra de nuestras pacientes se despertó una mañana y, al abrir los ojos, vio por primera vez que los muebles de su dormitorio estaban adornados con un relieve que nunca antes había podido observar.

El potencial de las células madre para la medicina no es nuevo. Hace más de 30 años que se habla de usarlas para remendar corazones infartados, hígados diabéticos, cerebros asediados por ictus, párkinson, alzhéimer… Hacerlo realidad ha resultado ser mucho más difícil, primero por la posibilidad de rechazo y tumores, luego por el alto número de células madre necesarias para tratar todo un órgano y también por la polémica que generan las células madre y las restricciones políticas a su uso que se han impuesto en países como EE UU.

Poco a poco, todos esos obstáculos se están salvando. Hace unas semanas, una paciente recibió en Japón el primer trasplante experimental con células madre reprogramadas, también para tratar problemas de visión. La operación no ha causado efectos secundarios graves, ni tumores, ni rechazo. Se centró en regenerar células de la retina, la parte interna del ojo donde se proyectan las imágenes. Los pacientes sufrían dos tipos de lesiones que, bien por causas hereditarias bien por el deterioro asociado a la edad (degeneración macular), estaban perdiendo unas células claves para que el ojo capte la luz, forme una imagen y la mande al cerebro en forma de impulso nervioso.

Para reemplazar las células perdidas, se  tomó células madre de embriones y las convirtió en epitelio pigmentario retinal, el tipo de células que estaban provocando los problemas de visión de los pacientes. A todos ellos se les inyectaron las células en la retina del ojo con el que peor veían, mientras el otro no recibió tratamiento. De los 18 pacientes tratados, 10 experimentaron mejoras sustantivas en la visión, siete mejoraron moderadamente o quedaron estables y uno sufrió pérdida de visión. Los ojos no tratados no mejoraron, lo que refuerza las pruebas de que el trasplante funciona, según el estudio.

El principal mensaje de este estudio es que hay esperanza. El siguiente paso será realizar un ensayo con un número más amplio de pacientes en el que se compruebe tanto la seguridad como la efectividad del tratamiento.

El estudio también podría abrir la puerta hacia otras aplicaciones en enfermedades incurables como el alzhéimer o muy frecuentes en occidente como la diabetes o los problemas cardiovasculares.

Recuerda que nuestro centro dispone de la especialidad de Oftalmología.

 

 

centromedicomassana on sabfacebookcentromedicomassana on sabemail
centromedicomassana