Los Hilos Tensores consiguen devolver firmeza al óvalo facial y tensar la piel del cuello con un procedimiento muy sencillo y seguro. Se trata de tejer una especie de malla, un entramado de hilos cruzados que sujete el tejido facial. Son hilos muy finos de un material reabsorbible y biocompatible, que se viene usando desde hace años en cirugía cardíaca, con lo que se ha podido contrastar su seguridad y está probado que no producen rechazo ni alergias al ser antimicrobianos y bioabsorbibles.

El material del hilo es la Polidioxanona y se reabsorbe a los 6 meses. El procedimiento se realiza tras determinar las áreas faciales a tratar y en tan sólo 30 minutos aproximadamente, el especialista introduce los minihilos tensores bajo la dermis. La técnica es totalmente individualizada para cada paciente dependiendo de la edad, la fisonomía y el grado de flacidez pero en una sesión estándar se suelen insertar entre 10 y 20 hilos. Se aplican a través de una aguja-cánula muy fina que se introduce en un plano a través del tejido celular subcutáneo y al retirarla, la hebra queda tensada sin necesidad de anclaje. Cada hilo provoca una fibrosis progresiva en el tejido celular subcutáneo, lo que facilita su anclaje a la piel.

Esta técnica también es utilizada a nivel corporal, abdomen, espalda, muslos y brazos, glúteos, etc.

centromedicomassana on sabfacebookcentromedicomassana on sabemail
centromedicomassana